Escenario de la formación de los archiveros en Brasil

10 Juliol, 2019 - Thiara dos Santos Alves, Archivera del “Centro de Educação Tecnológica Celso Suckow da Fonseca” y doctoranda en el “Programa de Pós-Graduação em Ciência da Informação do Instituto Brasileiro de Informação em Ciência e Tecnologia / Universidade Federal do Rio de Janeiro

Este artículo señala las instituciones que ofrecen la graduación en Archivología, ofrece una caracterización general de los planes de estudio de graduación y del mercado laboral, indica los principales campos del desarrollo de la investigación académica y expone algunos aspectos legales sobre la práctica profesional.

Sede del Archivo Nacional, vista de Campo de Santana, en la ciudad de Rio de Janeiro, Brasil. Autor: Flávio Lopes.

El primer curso regular de Archivología en Brasil fue el Curso Permanente de Archivo, con duración de dos años, el cual tuvo inicio en 1960, en el Archivo Nacional. En 1973, el Archivo Nacional recibió de la Universidade Federal do Rio de Janeiro (UFRJ) el mandato universitario para realizar el Curso Permanente de Archivo. Transferido, en el año 1977, para la Federación de las Escuelas Federales Aisladas del Estado de Rio de Janeiro (actual Universidade Federal do Estado do Rio de Janeiro), el Curso Permanente de Archivo conquistó el espacio universitario y pasó a ser designado como curso de Archivología. 

            Debido, principalmente, a los esfuerzos de la Asociación de Archiveros Brasileños (AAB) – creada en 1971 y disuelta en 2015 –, la profesión de archivero y de técnico de archivo fueron reguladas por la Ley nº 6.546, de 4 de julio de 1978. Atendiendo a los requisitos de esta ley, actualmente, para ser archivero en Brasil es indispensable la graduación en Archivología. Hoy, en este país, los cursos de Archivología son presenciales, forman bachilleres y se ofrecen en universidades públicas.

Las dieciséis instituciones brasileñas que ofrecen graduación en Archivología son las siguientes: Universidade Federal do Estado do Rio de Janeiro (UNIRIO), Universidade Federal de Santa Maria (UFSM), Universidade Federal Fluminense (UFF), Universidade de Brasília (UnB), Universidade Estadual de Londrina (UEL), Universidade Federal da Bahia (UFBA), Universidade Federal do Rio Grande do Sul (UFRGS), Universidade Federal do Espírito Santo (UFES), Universidade Estadual Paulista “Júlio de Mesquita Filho” (UNESP), Universidade Estadual da Paraíba (UEPB), Universidade Federal do Rio Grande (FURG), Universidade Federal da Paraíba (UFPB), Universidade Federal do Amazonas (UFAM), Universidade Federal de Minas Gerais (UFMG), Universidade Federal de Santa Catarina (UFSC) y Universidade Federal do Pará (UFPA).

Imagen ilustrativa del mapa de Brasil, en el que los puntos rojos indican los estados brasileños que tienen graduación en Archivología.

La mayoría de las disertaciones y tesis con temáticas archivísticas, en Brasil, se desarrollan en los programas de postgrado stricto sensu (maestría y doctorado) en: ciencia(s) de la información (18 programas en funcionamiento); historia social (5 programas en funcionamiento) y memoria social (4 programas en funcionamiento). En 2012, la UNIRIO lanzó una maestría profesional en el Programa de Pós-Graduação em Gestão de Documentos e Arquivos [Programa de Postgrado en Gestión de Documentos y Archivos] (PPGARQ), que inauguró una nueva experiencia en la calificación de los archiveros. Los profesionales también pueden dar continuidad a los estudios a través de los cursos de especialización (postgrado lato sensu).

            Actualmente, los archiveros brasileños están organizados profesionalmente en asociaciones estatales y éstas están congregadas, desde 2014, en el Fórum Nacional das Associações de Arquivistas do Brasil [Foro Nacional de las Asociaciones de Archiveros de Brasil] (FNArq), que es un colegio que reúne, coordina y representa los intereses de las asociaciones. Cabe destacar que la fiscalización del ejercicio profesional, en Brasil, es responsabilidad de los Consejos de Fiscalización de Actividades Profesionales. Sin embargo, aún no existe un Consejo Profesional de Archivología y el ejercicio de la profesión depende de registro en la Delegación Regional del Trabajo. Es importante aclarar que el Consejo Nacional de Archivos es un órgano que define la política nacional de archivos, no correspondiendo, por lo tanto, a una institución de representación de la actividad profesional.

            En general, los currículos de los cursos de Archivología reafirman el papel de esta área como un saber de Estado, ya que están más orientados a la formación de un profesional preparado para actuar en la administración pública. Aunque las instituciones archivísticas han permanecido, a lo largo de la historia brasileña, en posición periférica en la estructura estatal, la administración pública, en su mayoría, ofrece a los archiveros salarios mejores que los ofrecidos por la iniciativa privada. En lo que se refiere a la actuación del archivero en la iniciativa privada, se observa que este profesional viene ganando espacio lentamente, pero esta ganancia no ha sido acompañada de oportunidades con salarios compatibles.

            La visibilidad social del archivero podrá mejorar si hay cambios curriculares que apunte a alcanzar el mercado de trabajo de forma más amplia, incluyendo las demandas de las empresas privadas, y que haga hincapié en las demandas contemporáneas de dominio de las tecnologías de información y comunicación. Los avances de la sociedad brasileña en el área de la transparencia administrativa y los desafíos de las nuevas tecnologías, subrayan la necesidad de que el archivero defina su campo de actuación.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *